Bienvenidos al maravilloso mundo de los audífonos

Queridos amigos: Como son muchas las consultas que nos hacen sobre los audífonos, qué tipos hay, etc, hemos decidido arrojar luz al respecto.

Lo primero de todo es hacerse un estudio audiológico completo para comprobar cómo se oye por vía aérea, es decir, a través de la oreja, como toda la vida, y a través del hueso temporal, y para comprobar si el oído interno está bien o no. Y eso debe hacérselo un especialista, el otorrino.

Además, es necesario saber si la sordera es producto de una enfermedad degenerativa (por ejemplo, una esclerosis auditiva) porque, en ese caso, si es producto de una enfermedad degenerativa contra la que no se puede hacer nada… es inútil poner un audífono o un implante… es más, suele resultar muy frustrante para el paciente, pues, tras la inicial aparente mejoría sobreviene la natural pérdida progresiva de oído. De todas maneras, la ciencia y la tecnología están avanzando a pasos agigantados y por momentos… Así que nunca está de más preguntar e investigar.

En cualquier caso, con el estudio audiológico se debe ir a un centro especializado y fiable (hay cada sitio…) como SALESA y RV ALFA.

Los audífonos pueden ser retroauriculares, los que van colgados detrás de la oreja:

 

Y los intrauriculares, que llevan el motor dentro del molde. Estos, como hay que hacerlos a medida, son más caros que los retroauriculares.

 

LOS IMPLANTES

Luego están los implantes osteointegrados. La marca que utilizamos muchos en esta asociación son BAHA, pero también existen los PONTO (yo los he probado y también están muy bien. De precio, más o menos. El primero los distribuye RV ALFA, los segundos, GAES).

El implante osteointegrado es un tornillo de titanio implantado en el hueso temporal. Tras la operación (con anestesia local o con sedación y para casa, ni siquiera te ingresan) hay que esperar un tiempo antes de poner en marcha el procesador, o sea, el BAHA o el PONTO… o el que sea.

Aquí os dejamos mando varios links en la que hablamos de cómo funcionan.

1.- CÓMO FUNCIONA UN IMPLANTE ÓSEO

2.- TODAS LAS OPCIONES DE AUDÍFONOS OSTEOINTEGRADOS

¡Ojo! El implante osteointegrado es diferente al implante coclear. Éstos, están compuestos además por una parte interna, un dispositivo que se coloca, mediante intervención quirúrgica, en la cóclea, en el interior del oído. Este tipo de implantes son precisos para personas que tienen dañada la cóclea, de ahí su nombre. En el siguiente link podéis leer más información al respecto.

Además de osteoingrados, intrauriculares y retroauriculares, todos estos pueden ser, en su mayoría, analógicos o digitales. Ahora suelen recomendar audífonos digitales ¿por qué? Porque calcan la audiometría al procesador o audífono. Es decir, lo ajustan exactamente a la pérdida que tiene la persona.

Os recomendamos que pidás que sea compatible con la POSICIÓN T para hablar por teléfono, escuchar cine, teatro, exposiciones… cada vez haya más sitios con esta maravillosa tecnología, o un SISTEMA FM.

¿Y A CUÁNTO ESTÁN, OIGA?

En cuanto al precio… ¡Ay, amigos! El mundo de los audífonos se ha convertido en un atraco a mano armada.   No son precisamente baratos. Los más sencillos , analógicos, cada vez fabrican menos, pueden costar 700 euros, y de ahí para arriba. La broma se os puede poner, dependiendo del modelo, hasta en 6.000 euracos.

Otra cosa muy importante QUE OS LO DEJEN PROBAR ANTES DE COMPRARLO. ¿Por qué? Pues porque no todo el mundo se adapta a los aparatos.

Es verdad que a la gente mayor le cuesta más adaptarse pero hay gente más joven que tampoco se adaptado, porque, además, el sonido les resulta muy artificial, muy electrónico, o les parece que oyen como con eco… Hay que tener paciencia e ir poco a poco, ponerse el volumen primero bajito y luego ir aumentándolo.  Con fuerza de voluntad y la maravilla de comprender lo que se escucha hacen que la adaptación sea un éxito.

Traemos el caso de una chica, de unos 20 años, más o menos, que se quedó sorda tras un accidente de tráfico muy grave. La pobre lo pasó fatal, porque no sólo no se adaptaba, sino porque no tenía asumido que se había quedado sorda y le dolía. Con el tiempo, afortunadamente, lo superó.

Otro caso, un hombre de treintaymuchos al que colocaron un implante osteointegrado con procesador BAHA. ¿Os podéis creer que no usa el Baha? No hay manera, que no, que no y que no. Que dice que oye como con eco, ¡que oye mucho! Es más, ¡él dice que no está sordo y que desde que le han puesto el tornillo “oye mejor”!. Un cabezón.

El último caso, una anciana de 75 años al que le hicieron las pruebas, le pusieron un audífono que era la repera y … ¿para qué lo usa? Para el cine y punto. No lo usa para el día a día.

Como veis, son tres casos distintos de tres personas de edades distintas que tuvieron dificultades para adaptarse al audífono. POR ESO ES TAN IMPORTANTE QUE ANTES DE COMPRAR UNO, LO PRUEBE. ¿Que no se adapta a ese? Que pruebe otro.

OJITO CON LOS SEGUROS

Y POR ÚLTIMO: Al comprar un audífono os ofrecerán un seguro. No siempre compensa. Enteraos bien de la cobertura que tiene, porque lo mismo compensa ir ahorrando eurito a eurito en una hucha para romperla cuando haga falta… Hombre, salvo que se trate de un niño pequeño o de alguien muy torpe y el audífono termine espachurrado en el suelo…

De todas formas, lo de los seguros también está cambiando mucho y cada vez hay más fórmulas. Si os ofrecen uno, leedlo bien y meditadlo, porque lo mismo resulta que sí compensa.

Bueno, amigos, desde esta asociación esperamos que esta información os sea de utilidad.

 

Anuncios

Un comentario el “Bienvenidos al maravilloso mundo de los audífonos

  1. Cuando un audífono no es la mejor solución siempre se puede usar un implante coclear.

    Un estudiante mio tuvo uno y al final los resultados fueron espectaculares.

Los comentarios están cerrados.